jueves, 27 de mayo de 2010

palabras

¿Porqué cuidar lo que digo
y lo que dices?

Porque las palabras duelen
como golpes, duelen como espadas.
Porque el recuerdo las mantiene
vivas, palpitantes
y las hace actuales cada día.
Hay palabras demoledoras,
asesinas y despiadadas
por lo que las palabras
duelen como golpes,
como espadas.

Eva Guiragossian

1 comentario:

No te cambio por nada! dijo...

muy bueno!
pensar antes de hablar!
besos!